Martes, 03 Julio 2018 00:00

Enfermeras: “Si los militares ganan 200 millones, nosotras nos merecemos más”

 
Valora este artículo
(2 votos)
Enfermeras ven como denigrante que un militar gane más que ellas que trabajan en precarias condiciones Enfermeras ven como denigrante que un militar gane más que ellas que trabajan en precarias condiciones Fotos Jhoalys Siverio
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN 

Enfermeras en Guayana convocan a marcha: “No estamos exigiendo nada que no merezcamos”

barra 4naranja220

Crece paralización del sector público en Guayana ante política salarial hambreadora de Maduro

barra 4naranja220

“Mi hija está sufriendo con mucho dolor porque un medicamento me cuesta 5 millones y no los tengo”

 

El salario de una enfermera no llega a los 2 millones de bolívares mensuales, lo que evidentemente no alcanza ni para un 10% de la canasta básica, que sobrepasa los 300 millones de bolívares, mucho menos para la vestimenta; no de uso casual, sino de su uniforme. Esta fue parte de la denuncia del gremio en la marcha de pies descalzos realizada en los hospitales Uyapar y Dr. Raúl Leoni.

Enfermeras salieron con pancartas, otras con sus zapatos rotos en mano y un calzado improvisado hecho de cartón y trenzas. Y es que cada día se acercan más a asistir a sus laborales en cholas, ante la imposibilidad de reponer los que ya no aguantan ni un remiendo más.

“El salario que devengan nuestras enfermeras no les da para comprar los zapatos de sus uniformes de trabajo, muchas vienen con los zapatos rotos, ya que estos cuestan alrededor de los 90 millones de bolívares. No tenemos para comprar zapatos ni uniformes, mucho menos para comida. Le estamos diciendo al Gobierno nacional que nuestro mísero sueldo no nos alcanza para satisfacer ni nuestra alimentación ni nuestra indumentaria para trabajar”, denunció Maritza Moreno, presidenta del Colegio de Enfermeras, Seccional Ciudad Guayana.

“Tengo como cuatro meses sin zapatos, con la lluvia me mojo los pies, tengo que cubrirlos con medias porque con este salario no puedo comprar un medicamento para el hongo”, agregó Yannelis Cova, enfermera del Hospital Dr. Raúl Leoni en San Félix.

“También merecemos el salario de los militares”

Mientras una enfermera debe rebuscarse vendiendo chupetas, siendo costurera o peluquera, y hasta yéndose a trabajar a las minas al sur de Bolívar para subsistir frente a un salario mensual de poco más de millón y medio de bolívares, militares de alto rango recibirían, según el gremio enfermero, hasta 240 millones.

 

piesdescalzosEn la marcha de pies descalzos reiteraron que el sueldo no alcanza para alimentación, menos para reponer sus uniformes

zapatosrotosLa marcha de pies descalzos fue reflejo de otra de las realidades de los bajos salarios de las enfermeras: ir a trabajar con zapatos rotos

enfermerasEnfermeras llevan más de una semana protestando sin recibir respuesta a sus reclamos

 

“Quiero que me clasifiquen como a un militar, porque un militar gana 240 millones con todos los beneficios y nosotras que somos tan profesionales como ellos devengamos un salario de miseria, de hambre. La mayoría de mis compañeras han perdido entre 20, 30 y 40 kilos al igual que sus hijos porque el salario no alcanza para las necesidades básicas de alimento, mucho menos para medicamentos”, reclamó Irma Salazar, enfermera del hospital de Guaiparo.

Patricia Ramírez, enfermera del Hospital Uyapar de Puerto Ordaz, califica de denigrante el hecho de que un militar perciba más de 200 millones de bolívares, mientras que con su profesión devengue poco más de millón y medio al mes.

“Exigimos un salario digno, merecedor de nuestra profesión. Es muy denigrante que los militares, que unos trabajan en oficinas y no hacen nada, ganen mucho más que nosotras que trabajamos con las uñas, sin descanso”, expresó Ramírez.

“Queremos un salario que satisfaga nuestras necesidades y la de nuestra familia, si ellos ganan 200 millones, nosotras nos merecemos más. También merecemos el salario de los militares”, agregó Juliana Thomas, enfermera del Hospital Uyapar.

Ángel Rivas, trabajador con 30 años de servicio en el área de Recursos Humanos del mismo centro de salud, aprovechó para llamar la atención de la presidencia del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), pues -señaló- existen alrededor de 500 trabajadores que han cumplido con sus años de servicio en la institución y no se les ha tramitado su jubilación.

“Queremos que se nos agilice nuestra jubilación, muchos trabajadores han muerto esperando por ella”, destacó.

Aunque las enfermeras llevan más de una semana protestando en todo el país, aún no reciben una respuesta de la directiva de los hospitales ni las autoridades de salud en cuanto a su exigencia de un salario digno. Los centros de salud tampoco han recibido ningún tipo de atención, pues la mayoría de sus áreas están inoperativas.

 
La decadencia en el Hospital Uyapar


Correo del Caroní
tuvo acceso a las instalaciones del Hospital Uyapar, en cuyo recorrido se evidenció las denuncias que no solo han hecho enfermeras y médicos, también familiares de pacientes, por la precariedad de sus infraestructuras y áreas cerradas por estar fuera de funcionamiento desde hace varios meses.

Una de ellas es el área de Rayos X, inoperativa desde hace, por lo menos, seis meses. Los ascensores no funcionan, varios de los pasillos están totalmente a oscuras, madres amamantan a sus bebés en una sala sin aire acondicionado, y otras habitaciones están inundadas por filtraciones.

Las camas clínicas están sin colchón, lo que explica por qué no permiten la hospitalización de todos los pacientes, de los dos cuartos de reposo de las enfermeras, uno está totalmente desmantelado, el otro no tiene ni camas, el baño hace mucho tiempo dejó de funcionar.

A continuación, algunas imágenes de las instalaciones del Hospital Uyapar:

Uyapar104

Uyapar204

Uyapar304

Uyapar504

Uyapar604

Uyapar804

Uyapar904

 
Visto 5666 veces Modificado por última vez en Martes, 03 Julio 2018 21:14

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...