Viernes, 02 Marzo 2018 00:00

Guayaneses ratifican su confianza en el voto como instrumento de cambio pese a turbiedades del CNE

 
Valora este artículo
(0 votos)
Pese a todo, los guayaneses siguen creyendo en el voto Pese a todo, los guayaneses siguen creyendo en el voto FOTO WILLIAM URDANETA

@marcosdavidv

Durante esta tarde rutinaria del último día de febrero de 2018, las elecciones presidenciales están pautadas para el 22 de abril. Es una certeza apelmazada por las dudas, sin embargo: todos saben de esa fecha, pero nadie apuesta por ella.

Las dudas se incrementan cuando el Consejo Nacional Electoral anuncia que serán postergadas para el 20 de mayo: un evento, que debería tener como norte la seriedad, es una de las rochelas que padecen los venezolanos. Si estas elecciones están salpicadas por el vicio de ilegalidad como pecado original, la proyección de su futuro es la de una de esas rochelas.

“Más de lo mismo”, piensa, sentado en un banco de la Plaza del Hierro, Rafael Fuentes. Es albañil. Y flaco. Muy flaco: él es un signo ambulante del hambre. Es de los convencidos de que esa ilegalidad permeará las elecciones por todos los costados.

Pero cree también, cuando se le pregunta sobre el tema que a este escrito atañe (la opinión de los guayaneses sobre estas elecciones y la actuación de los partidos frente a ellas), que no hay otra opción que votar.

“Hay que participar”, sentencia, antes de aclarar: “Pero a votar esta vez por este gobierno, qué va. Hemos reflexionado: no vamos a caer en el mismo error. Imagínese si ellos ganan otra vez”.

Fuentes, habitante de 25 de Marzo, dice que no votó ni en las elecciones regionales del 15 de octubre ni en las municipales del 10 de diciembre. Pero cree que hay, ahora, un tema medular: “Tenemos que salir de este gobierno. Trabajar y sacar al pueblo adelante: la oposición debe ponerse las pilas”.

“Muy claras”

Ángela Gómez vive en Palital (Anzoátegui). Viaja todos los días a Puerto Ordaz y dice que en su comunidad abunda el hambre. Votará, sin embargo, para reelegir a Nicolás Maduro. Su razonamiento: la oposición no tiene seriedad.

Así se explica, después de asegurar que estas elecciones las ve “muy claras y limpias” y de apuntar, por tanto, que votará. “Ahorita hay que mejorar muchas cosas, sobre todo el problema este de los bachaqueros, las comidas y el transporte. La oposición no tiene seriedad porque la MUD pidió elecciones adelantadas y ahora dice que no van. ¿Cómo los entendemos? Creo que hay que participar, porque no queremos guerra ni más muertos, sino que todo termine en paz”.

A su lado, José Pucutivo, quien espera un autobús al igual que Ángela Gómez, añade a la tesis de su vecina que no se puede confiar en la oposición, además, porque es la oposición la dueña de la cadena de producción de alimentos. Su conclusión: por culpa de esa oposición es que hay escasez de comida.

“Eso es verdad: si piden elecciones adelantadas, ¿por qué recular? Yo creo que les va a volver a ganar Maduro. Si gana Maduro esta vez, no habrá crisis. No va a haber esta corrupción que tenemos ahorita”.

-Si Maduro es el presidente, ¿por qué no controla de una vez esa corrupción de la que habla?

-Porque los bachaqueros quieren vender al doble del precio todo y los seguidores de Maduro no lo apoyan: da la orden pero no le cumplen. Si yo te digo a ti que barras la calle de esquina a esquina y no cumples, la culpa no es mía. No es el presidente el culpable. Pero ahora va a apretar la mano como es.

Ni modo: él, por tanto, participará y le dice a todos que hagan lo mismo. Por su parte, votará por Nicolás Maduro.

Depende de aquí, depende de allá

Juan Carlos Espinoza y Jesús Afanador caminan por Alta Vista. Ambos son cristianos evangélicos y sostienen que, sí, que hay que votar, pero que, a fin de cuentas, todo depende de la voluntad de ese Dios de sus creencias. Y lo que él tiene preparado para Venezuela, manifiestan con una convicción blindada contra las dudas, es un cambio.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Maduro intenta con ineficaz ajuste salarial reducir efectos de la hiperinflación

barra 4naranja220

Una familia requiere cerca de 100 salarios mínimos para cubrir la canasta alimentaria

barra 4naranja220

Jóvenes guayaneses apuestan por salida electoral de la dictadura pese a desconfianza en el CNE

barra 4naranja220

El CNE apurará 70 actividades en dos meses para celebrar presidenciales a la medida de Maduro

barra 4naranja220

 

“Todos debemos cumplir con la ley: si hay que votar, hay que votar. El venezolano que diga que no padece es embustero o no vive en Venezuela o vive algo ficticio. Estoy seguro de que va a haber un cambio. Estoy seguro en Dios de que va a haber un cambio porque Dios lo ha prometido. Así como este gobierno entró, así va a salir”, sentencia Espinoza.

“Ahorita padecemos por la salud, por la falta de medicinas, por la falta de seguridad. Todo está viciado. La justicia de Dios no tarda y pronto va a llegar. Allí está: Chávez se rebeló contra Dios y Dios lo cortó. Por eso debemos salir a votar”, dice, sin especificar a qué se refiere exactamente con “cortó”.

Más terrenal, con una bolsa de yuca en las manos y con dos de sus tres hijos -de unos tres, cuatro, cinco años-, Andris Rengel, habitante de Villa Colombia, insiste en que, “aunque la trampa esté montada”, algo de lo que está convencida, igualmente votará. Su razonamiento: con mayor cantidad de votos, menos posibilidad de trampa.

“Yo tengo tres hijos y no puedo comprar ni una lata de leche. No puedo comprar una galleta, nada. Mi papá me ayuda con las verduras porque tiene un campo. Yo no recibo nada del Gobierno y no tengo casa ni beneficio del gobierno ni nada. Lo que quiero es votar a ver: la gente tiene que salir a votar para que haya un cambio. Y yo, por ejemplo, voy a entusiasmar a la gente: a todos mis vecinos”, dice porque tiene que entusiasmar, además, el paso: el autobús va a dejarla.

Yamauris Rodríguez, del asentamiento Mamo Arriba, complementa lo que dice Rengel con una frase simple: “antes comprabas algo con 10 mil. Ahora no compras nada”. Y aunque cree, como Rengel, que la trampa está montada, tiene la convicción de que la fuerza del voto la derribará.

“No sé si están convocadas limpiamente las elecciones, pero si queremos un cambio con gente nueva, hay que votar. Yo creí en Maduro, pero viendo todo como está, no votaré con él. Eso es lo que le digo a la oposición: tiene que venir otro a ver si cambia esto”, concluye.

Las motivaciones abundan. ¿Serán escuchadas?

Visto 1847 veces Modificado por última vez en Viernes, 02 Marzo 2018 18:03

El presidente Donald Trump negó que haya una “guerra comercial” contra China, pero justificó las medidas con acusaciones de supues...

El predicador evangélico Fabricio Alvarado, quien se había impuesto por poco margen en la primera vuelta de febrero, sacó 39,26 po...

La comitiva del expresidente acusado de corrupción fue abucheada y atacada con huevos en varias localidades, sobretodo en regiones...

Solo el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país, puede impedir que el ex presidente y aspirante presidencial para los c...